ituado en el casco antiguo de la villa, en la Plaza de San Francisco, este convento fue fundado en 1667. La iglesia fue construida en piedra con una sola nave cubierta con bóveda de cañón con luneto y cúpula en el crucero. La portada se encuentra al lado de la Epístola, adintelada y decorada con un escudo. En el lado del Evangelio se levanta una espadaña. El coro se encuentra a los pies del templo.

Lado del Evangelio: Retablo realizado por Pedro de Bahamonde en 1747, con esculturas de la Inmaculada.
Presbiterio: Retablo mayor, obra de Pedro Bahamonde en 1747, con esculturas de San Luis Gonzaga, San Ignacio, San Francisco Javier y Santa Catalina y pinturas de la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento, la Presentación y la Inmaculada, todas del siglo XVIII.
Lado de la Epístola: Retablo de Pedro Bahamonde realizado en 1747, con escultura de San José.

Clausura: Pintura de Santo Tomás de Aquino del siglo XVII, San Agustín del siglo XVII, la Venerable Madre María de Escobar del siglo XVII, Santa Gertrudis del siglo XVII, la Piedad, copia de Van Dyck, del siglo XVI, Cristo con Santa Brígida del siglo XVII, Imposición de la casulla de San Ildefonso del siglo XVI.


ituada en el Arrabal del Carmen, está en el borde de lo que en la Edad Media constituyó el casco de Paredes de Nava, cercado con las murallas. Fue construida en 1771 con ladrillo y consta de una sola nave a la que está adosada otra nave con tejado mas bajo y utilizado como dependencias de la cofradía y como casa del ermitaño. La puerta de entrada, un arco de medio punto, está bajo la torre de espadaña y ambas situadas a los pies del altar mayor.

En su interior se conserva la imagen titular, patrona de los pastores.


ituada en el popular barrio de San Martín, frente a la torre de la iglesia del mismo nombre. Llamada también del Cristo del Palacio, sus muros son de piedra y ladrillo. De una sola nave, cubierta con bóveda de cañón y cúpula sobre pechinas en el crucero. La puerta esa situada en el lado de la Epístola y se encuentra protegida por un pórtico de artesonado sostenido por columnas. El coro está a los pies y la torre de espadaña sobre el lado de la Epístola.

Presbiterio: Retablo salomónico del siglo XVIII, con escultura del Cristo del Palacio de cartón y pelo postizo. Cruz con espejo del siglo XVII.
En esta Ermita se guardan los pasos procesionales de Semana Santa, de Jesús atado a la columna, la Dolorosa, y Cristo Resucitado del siglo XVII.

En la actualidad, está cerrada al culto, quedando abierta durante la Semana Santa y la celebración de la fiesta anual de la Cofradía.


as Cartas Pueblas y Forales que el rey Alfonso VII concedió a Paredes de Nava confirma la existencia de solares y de poblados "... y queriendo atraer mas gente a estos lugares a fin de que aumente la población, se les ofrezca a los que vinieran a morar en ellos juntamente con sus términos, fuentes, montes, valles...". Esto era una constante en la política del rey católico. La ermita de Carejas está enclavada en la parte Nordeste de la villa a unos 2 km. de esta, en una zona donde pequeñas colinas rompen la monotonía de la llanura sobre la que está enclavada la villa de Paredes. Esta flanqueada a un lado por "La Ciudad" y del otro "Costa´fieles", donde, según la tradición, estaba el puesto de guardia de los cristianos en su avance contra los musulmanes.

La ermita de Carejas ha sido recientemente reconstruida después de un incendio. La antigua ermita, según Tomás Teresa León, tenia sus muros de tierra apisonada (tapial?) con refuerzos de ladrillos, para evitar el desplome. Su aspecto era el de una obra que contaba con varios siglos de existencia. Su entrada esta formada por una arco romano de ladrillo. Su techo estaba adornado con artístico artesonado grabado en yeso; era de forma abovedada pero poco marcada. Su piso era de grandes baldosas cuadradas. Contaba con un altar situado frente a la puerta de entrada dedicado a San Jerónimo y el Altar Mayor dedicado a la Natividad de la Virgen.

Tras la reconstrucción, iniciada en 1931, el estilo de la ermita es moderno y está construida en ladrillo. Sus paredes interiores carecen de adornos: Las bóvedas son de cemento y yeso. Su artesonado es sencillo. La entrada, a través de un arco romano da paso a una galería que se extiende a lo largo de toda la ermita. Está formada esta galería por una arcada de seis arcos, rematados con una figura que representa una figura humana; La parte posterior de la ermita en su lado norte también cuenta con una puerta de entrada y una galería con arcada de seis arcos y remate de figura humana. La torre de espadaña está situada a los pies de la ermita y el ábside que contiene la capilla, desde el exterior es un pentágono.

El altar mayor esta dedicado a la Virgen.


Subir
Última Actualización: 28 Enero, 2004
BIBLIOTECA
  • ENCICLOPEDIA SALVAT. Tomos II, IV, V, XII, XIV, XV y XVI. Salvat Editores, S.A. 1997
  • MARTÍN CEA, Juan Carlos. El Mundo Rural Castellano a fines de la Edad Media. "El Ejemplo de Paredes de Nava en el siglo XV". Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Turismo. 1991
  • OYARBIDE, Miguel Ángel. Biblioteca práctica del Estudiante: Historia del Arte. De la Prehistoria a la Edad Media. Edc. Ingelek, S.A. 1986
  • PUERTAS ABIERTAS. Nuestros Pueblos.
  • TERESA LEÓN, Tomás. Historia de Paredes de Nava. Publicación"Tello Téllez de Meneses". 1968